Tras finalizar la evaluación europea sobre el potencial daño hepático asociado al uso de Esmya, se ha considerado necesario:

  • Restringir la indicación.
  • Añadir nuevas contraindicaciones de uso.
  • Intensificar el control de la función hepática de las pacientes durante el tratamiento.