La actualización que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha introducido en las dosis diarias definidas (DDD) de varios antimicrobianos reposiciona a España en el ranking europeo de consumo de antibióticos en salud humana, tanto en el ámbito extrahospitalario como en el hospitalario.