Este documento fue redactado por el Subgrupo de Trabajo sobre Reivindicaciones y posteriormente fue aprobado por el Grupo de Trabajo sobre Productos Cosméticos, no siendo un documento de la Comisión Europea.

Su fin es el de proporcionar una guía para la aplicación del Reglamento de la Comisión (UE) Nº 655/2013, en el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos.