La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda limitar el uso de las unidades disponibles a las indicaciones para las que no se dispone de alternativa.